LA SEPARACIÓN SIEMPRE SERÁ UN TORMENTO.

Yo dormía pero mi corazón velaba
Es la voz de mi amado que me llama!
Abreme hermana mía, amiga mia, paloma mía, perfecta mía.
Cantar 5:2…

 

Fuimos creados con un cuerpo, alma y espíritu para conocer y amar a Dios, tanto corporalmente y espiritualmente esto marca nuestra dignidad humana que difiere de lo demás de la creación.
En esa intimidad nace el matrimonio entre un hombre y una mujer. Ella no fue creada individualmente sino del mismo ser de Adan donde ya Dios no ve dos sino Uno. Con solamente dos diferencias el cuerpo y su modo de ser. Cada uno creados, equipados para desempeñar sus roles.
El pecado original rompió con el primer y perfecto estado a través de la desobediencia. Él hombre rompió con Dios y como consecuencia se produjo un desorden íntimo. Que le trae como consecuencia el rompimiento del equilibrio del cuerpo lo que le impide dominarlo.
Este pecado trae consigo Vergüenza.
Cuando ambos fueron creados Dios lo califica como bueno en esta aprobación dentra el amor, el respeto, cuidado, la salud, pudor, desencia, la sujeción por parte de la esposa, el respeto de sus cuerpos etc.
No hay mención de ningun tipo de separación por parte de Dios.

Hoy muchos hombres que se dicen ser ministros de Dios estan influyendo en el matrimonio causando Separación por cualquier motivo, causando e influenciados por demonios destruyendo lo más importante para Dios la FAMILIA.
Permiten el adulterio, la fornicación y toda clase de perversidad e inmundicia en la Iglesia Santa del Señor no ejerciendo ninguna disciplina acarrean juicio para la venida del Señor.
El consejo de un ministro de Dios jamás debe ser SEPARATE, DIVORCIATE. A no ser por casos muy extremos que la situación lo amerita.

Comments are closed.